Cienciaes.com

Ciencia Nuestra de Cada Día podcast - cienciaes.com suscripción

Ciencia Nuestra de cada Día

La Naturaleza nos sorprende cada instante con multitud de fenómenos que despiertan nuestra curiosidad. La Ciencia Nuestra de Cada Día es un espacio en el que Ángel Rodríguez Lozano nos incita a mirar a nuestro alrededor y descubrir fenómenos cotidianos que tienen explicación a la luz de la ciencia.

¿Por qué se producen los pedos?

La Ciencia Nuestra de Cada Día - Cienciaes.com

Comencemos con las justificaciones, al fin y al cabo, todos somos humanos, y todos, desde el más humilde de los súbditos, hasta el Rey – disculpe su Majestad – y desde el ateo más convencido, hasta el mismísimo Papa – y que me perdone su Santidad – nos deshacemos de los gases acumulados en el interior del cuerpo por el mismo procedimiento, eso sí, con más o menos habilidad a la hora de disimularlo.

El origen de lo que llamamos flatulencias (siendo finos) o de los pedos, peos o cuescos (que, siendo menos finos, son algunos de los nombres de guerra que le aplican en distintos lugares) está, en parte, en el aire que ingerimos al tragar saliva, alimentos o bebidas, en los gases que se generan cuando los alimentos reaccionan con los ácidos del estómago o con los fluidos del intestino y, fundamentalmente, porque, al alimentar a las bacterias que abundan en el interior de nuestros intestinos, éstas nos pagan con gases abundantes y, a veces, poco recomendables para olfatos delicados.

Las bacterias son las culpables

Estas bacterias son verdaderas “fábricas de gases”, especialmente si les proporciona ciertas sustancias que llegan si digerir totalmente hasta el intestino grueso y son utilizadas por ellas. Hablamos de alimentos ricos en azúcares. Tiene una fama bien merecida la familia de las judías o habichuelas, ricas en ciertos azúcares de difícil digestión llamados oligosacáridos. No menos importantes son: la leche, que contiene lactosa, un azúcar de difícil digestión para algunas personas; el sorbitol, muy utilizado para endulzar comidas bajas en calorías y en los chicles, y la fructosa, un azúcar natural abundante en las frutas y ampliamente empleada en caramelos y golosinas. Otra sustancia particularmente activa como origen del gas producido por las bacterias es el almidón, que está formado por largas cadenas de azúcares y abunda en las patatas, el repollo, el trigo o el maíz.

No todas las bacterias son culpables, no generalicemos, algunas de ellas hacen todo lo contrario, absorben los gases y los digieren. Menos mal, de no ser así, las conversaciones humanas estarían continuamente amenizadas con una sinfonía de sonidos poco edificantes.

Inodoros o mortales.

Cuando se analiza químicamente el contenido de un pedo (entre los científicos hay gente para todo) se descubre que contienen, en gran proporción, nitrógeno, al fin y al cabo es el gas más abundante en la atmósfera; dióxido de carbono, hidrógeno y metano. Ninguno de estos gases huele, así que por mucho que sean artífices de no pocas serenatas, nadie los puede acusar del fétido olor que los pedos nos regalan en ocasiones. Para que los gases expulsados huelan hace falta un ingrediente fundamental: el azufre, especialmente en forma de sulfuro de hidrógeno. Lógicamente lo que ingerimos por la boca debe salir por algún sitio y si ingerimos alimentos ricos en azufre como cebolla, coliflor o huevos, lo más probable es que tal vez podamos disimular el sonido, pero no podremos pasar desapercibidos en absoluto. Si han tenido la desgracia de oler un huevo podrido habrán sentido el poder del sulfuro de hidrógeno en sus propias narices. Estos son los gases típicos en los llamados “silenciosos, pero mortales”.

Sonido.

Todos hemos hecho pedorretas alguna vez. Son fáciles de hacer, juntamos los labios y los hacemos vibrar expulsando el aire. Si apretamos mucho los labios y soplamos con fuerza, el sonido es más agudo, si los relajamos, es más grave. Bien, pues el procedimiento es el mismo pero, en los pedos sonoros, lo que vibra es el esfínter del ano. Y dependiendo de lo flácido que esté y de la resistencia que opongamos a la salida del gas, el sonido será más grave o más agudo y, dependiendo de la velocidad al salir, sonará más alto o más bajo. Prueben a tocar la trompeta, el trombón cualquier otro instrumento de viento metal y comprenderán lo que les digo.

No hay diferencias de sexo

Aunque los hombres tienen fama de ser más “pedorros” ( y disculpen la palabrita) que las mujeres, al parecer, la diferencia no está en la cantidad sino en la calidad sonora. Las reglas sociales son las que obligan a las mujeres a ser más cuidadosas a la hora de llamar la atención y hacen lo posible por silenciar estas, incómodas pero naturales, manifestaciones de la biología.


Botón de donación

Colabora con CienciaEs.com

20.885.530
audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Gemma Torres
(San Sebastián, Guipuzcoa)

Jorge Echevarria
(Barcelona)

Anónimo
“Gracias por el esfuerzo.”
(México)

Leon Torres
“No hay podcast que no escuchemos y les estamos agradecidos por compartir todas esas noticias y novedades con todos nosotros. ¡Nos quedamos a la espera del próximo programa! ¡Muy buena ciencia a todo el equipo de CienciaEs.com!”
(Buenos Aires, Argentina)

Josu Martin Ugarte
“Gracias por tantas horas juntos” (Barakaldo Bizkaia)

Anna Andrés Ribas
“Hablando con Científicos”

Anónimo
(Madrid)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Antonio Urquiza Angulo
“Enhorabuena por esos 20 millones, Son el resultado de un gran trabajo.”
(Laredo, Cantabria)

Carlos Herrero Holguera
“Gracias”
(Alicante)

Fernando David Antoniou García
“Muchas gracias por un estupendo podcast.”
(Puerto de la cruz, Santa Cruz de Tenerife)

Javier Díaz Carballeira
“Aunque demasiado espaciada en el tiempo, hago una segunda donación, es modesta, merecéis mucho más. Me hacéis feliz.”
(Jetafe, Madrid)

Juan Pérez Carrillo
“ Brindo con más de veinte millones de chupitos de CIENCIA

Antonio Lalaguna
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín L”

José María Gil Montano

Leon Torres
“Quiero aprovechar para felicitarlos a todos por los 20 millones de audios servidos. Que gran trabajo están realizando todos.”
(Ciudad de Buenos Aires, Argentina)

Julio Fernando García Vicente
(Santa Marta de Tormes, Salamanca)

Rick Fleeter
(Charlestown, RI, Estados Unidos)

Enrique González González
“Gracias por estos 20 millones de audios y muchas gracias por vuestro trabajo. Es un placer escucharos.”
(Villanueva de la Cañada, Madrid)

José Manuel Olmedo López

Artesanía Terbotanic
“Para que sigáis divulgando ciencia.”
(Calatayud, Zaragoza)

Mauricio Castaño Rubiano
“Gracias por tantos ratos de ciencia. Gracias a vosotros aprendo todos los días algo más. Gracias de corazón.”
(Sevilla)

Josu Martin Ugarte
“Gracias por tantas horas juntos” (Barakaldo, Bizkaia)

Jose Luis Sánchez Lozano
“Muchas gracias por vuestro trabajo en la difusión de la ciencia al que quiero contribuir de la forma que me es posible, con una pequeña donación.”
(Miguelturra, Ciudad Real)

Anónimo
“El especial de 20 millones de audios me ha dejado con la boca abierta. ¡Colosal!”
(Cádiz)

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page