Cienciaes.com

Seis patas tiene la vida podcast- cienciaes.com suscripción

Seis patas tiene la vida

Los insectos están en todos los sitios, desde los polos hasta el ecuador, desde el nivel del mar hasta las más elevadas cumbres. Llevan en la Tierra más de 400 millones de años y son tan abundantes y tan diversos que nadie sabe a ciencia cierta cuántas especies pueden existir. Adentrarse en este fascinante mundo de animales de seis patas requiere la ayuda de un buen guía: Don José Rafael Esteban Durán, entomólogo.

La extraordinaria pequeñez de una avispa.

Microavispa - Seis patas tiene la vida - Cienciaes.com

Un insecto corriente tiene seis patas en estado adulto, esto lo dejamos claro con el nombre de este podcast, pero, lógicamente tiene muchas más cosas. Las patas van unidas al tórax, la parte intermedia del cuerpo situada entre la cabeza y el abdomen, sobre la cabeza tienen un par de antenas, sus ojos son compuestos, algunos tienen dos alas, un pequeño cerebro y todo un conjunto de órganos que le permiten alimentarse, crecer y reproducirse. Como sucede con cualquier animal multicelular, todas esas partes corporales están formadas por un ingente número de células perfectamente organizadas, al fin y al cabo, las células son las unidades básicas de la vida.

Por muy pequeñas que sean las células, hacen falta muchas para construir un insecto y eso nos lleva a una pregunta: ¿Cuál es el tamaño mínimo de un insecto que conserve todas sus características? Hoy les presentamos una avispa que, aunque no es la más pequeña, ocupa el tercer lugar en el ranking de los insectos de menor talla, mide la quinta parte de un milímetro. Es tan pequeña que su tamaño es similar al de algunos animales unicelulares, como los paramecios o las amebas. Nuestro protagonista lleva el nombre científico de Megaphragma mymaripenne, aunque los aficionados de habla inglesa le han puesto el nombre de fairy Wasp, “avispa hada”.

Las Megaphragma mymaripenne viven la mayor parte de sus vidas bajo el agua en charcos y lagos. Las hembras acostumbran a recorrer los tallos sumergidos de las plantas acuáticas en busca de los huevos que otros insectos, como los escarabajos de agua, acostumbran a depositar en el interior de los tallos. Cuando una hembra de esta microavispa encuentra uno, perfora la cáscara con un estilete microscópico hueco que tiene al final de su abdomen e inyecta en el interior más de un centenar de huevos minúsculos.

Los huevos de la avispa eclosionan dentro de su hospedador y los retoños se van alimentando de la desgraciada larva del escarabajo. En el ambiente protegido por la cáscara del huevo crecen hasta alcanzar su estado adulto e, incluso, se aparean hermanos con hermanas. Hecho esto, las hembras salen de su encierro y se diseminen por el charco o el lago en el que han permanecido sumergidas.

A pesar de su extremada pequeñez, las avispas tienen alas y, aunque la mayoría permanece en su lugar de origen, algunas salen al exterior y buscan nuevas reservas de agua estancada donde existan huevos de un nuevo hospedador que le permita reproducirse.

Parece mentira que en tan poco espacio, existan células suficientes como para lograr el funcionamiento de un insecto con todas sus características. Lógicamente la reducción de tamaño tiene un coste y ese coste se traduce en una disminución del número y del tamaño de las células que forman el animal.

El científico Alex Poliloy, del Instituto Lomonosov de Moscú, ha contado el número de neuronas que forman el sistema nervioso completo de una Megaphragma mymaripenne y ha encontrado que son 7.400. Para que se hagan una idea, una abeja común tiene del orden de 850.000, así que, cuando la necesidad obliga, la naturaleza sabe ajustar muy bien las cuentas. Aun así, 7.400 neuronas exigen su espacio y en la avispilla no parece haber mucho, así que la evolución ha dado un paso más en el proceso de miniaturización: Poliloy ha descubierto, además, que el 95 por ciento de las neuronas de la diminuta avispa no tiene núcleo, algo realmente poco común en este tipo de células. A medida que el animal va creciendo desde su estado de larva hasta el de adulto, la avispa va reduciendo el tamaño de sus neuronas, a base de eliminar el núcleo, para que puedan empaquetarse mejor en su pequeño cerebro.

A pesar de su pequeñez, la Megaphragma mymaripenne no es el insecto más pequeño que existe. En el ranking de insectos casi microscópicos aún hay dos más que le ganan. Ambos son avispas, uno es Megaphragma caribea, que mide 170 milésimas de milímetro, y, en el primer puesto, se sitúa otra avispa parásita – Dicopomorpha echmepterygis- cuyos machos, ciegos y sin alas, miden 139 milésimas de milímetro. Son tan pequeños que varios de ellos podrían bailar, holgadamente, sobre la cabeza de un alfiler.

En este programa, D. José Rafael Esteban Durán, investigador del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), habla de los comportamientos sorprendentes de varias especies de insectos.


Botón de donación

Colabora con CienciaEs.com

19.106.077
audios servidos.

Agradecemos la donación de:

Emilio José López Marín
“Granito de arena para este fantástico podcast”
(Algeciras, Andalucía)

Antonio Lalaguna Lisa
“Hago esta donación en nombre de mi hijo Martín”

Javier Arratia Araujo
(México)

José María Gil Montano

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Anónimo
“Gracias por su esfuerzo”
(México)

Leon Torres
“Espero que más gente los siga apoyando, para que los programas sigan teniendo tan buen contenido. Mis viajes en colectivo ida y vuelta desde mi universidad son muy amenos gracias a sus programas. Como de costumbre, ¡Buena Ciencia a todo el equipo de Cienciaes.com desde Argentina!”
(Buenos Aires, Argentina)

Ramón Baltasar de Bernardo Hernán

Manuel Pons Fabra
(Benetusser, Valencia)

Joaquin Rojo Martinez
“Gracias por vuestro trabajo y generosidad.”
(Getafe, Madrid)

Josué Raúl García Soria Mondragón
“Donación por su extraordinario servicio”
(México)

Isidoro Francisco Lozano García

Josef Stockinger
“Donación por gratitud”
(Micheldorf, Austria)

Gaspar Pintos Alfonso
(Gorizia, Italia)

Francisco Maluenda de los Santos
“Divulgación de la ciencia”
(Carcaixent, Valencia)

Juan Pérez Carrillo
“Gracias una vez más por ayudarme a aprender un poco más”

José Luis Montalbán Recio
“CienciaEs”
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Francisco BS
“Por nuestra parte, tres generaciones os siguen (10, 33 y 63 años), queremos participar de la manera que conocemos, ESCUCHANDO y ayudando en lo posible a su mantenimiento.”
(Córdoba)

Felix Reyes Bernet
“Si todos contribuimos, aunque sea solo un poquito, seguiremos disfrutando de este magnífico proyecto.”
(Madrid)

Juan Carlos Ribes Benavent
“Colaborar en que perduren estos podcast que me entretienen y enseñan. Gracias por vuestro esfuerzo”
(Valencia)

José María Gil Montano

Armando Urquiola Cabrera
“Ciencia fresca de cada día+el neutrino”
(Berlin, Alemania)

José Luis Montalbán Recio
“De mi sobrino”
(Paracuellos del Jarama, Madrid)

Michael Mack
(portland, OR, Estados Unidos)

Raul Carrillo Garrido
(Coslada, Madrid)

Anónimo
“Hay que ayudar la red poblada de buenos programas frente a los amigos del ‘misterio’ y sus magufadas”

Alina Dinu
(Arganda del Rey, Madrid)

Asociación Montessori de México A.C.
“Soy mexicano, músico profesional y aficionado a la ciencia, gracias por su esfuerzo.”

Rafael López Fernández
“Sostenimiento de radio cienciaes”

José Ignacio Becerra Carril
“Gracias por La Ciencia”

Fernando Gómez
“Excelente idea del compañero León Torres, desde Argentina. ¡Apoyemos este esfuerzo divulgador, compañeros!”
(México)

———- O ———-
app_cienciaes
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page