Cienciaes.com

Ulises y la Ciencia podcast cienciaes.com suscripción

Ulises y la Ciencia

Desde abril de 1995, el profesor Ulises nos ha ido contando los fundamentos de la ciencia. Inspirado por las aventuras de su ilustre antepasado, el protagonista de la Odisea, la voz de Ulises nos invita a visitar mundos fascinantes, sólo comprendidos a la luz de los avances científicos. Con un lenguaje sencillo pero de forma rigurosa, quincenalmente nos cuenta una historia. Un guión de Ángel Rodríguez Lozano.

El elefante que deseaba volar y el hombre que voló.

Cráter Ibn Firnas

En los lejanos y fríos parajes de la cara oculta de la Luna, el cielo es permanentemente negro y salpicado de infinitas estrellas. Allí existe un cráter viejo, roto por miles de impactos menores, cuyas paredes se elevan majestuosas a más de seis mil metros de altura. Desde aquel lugar no es visible la Tierra, el planeta azul que fue cuna y sueño de un ser humano extraordinario que ahora le presta su nombre al cráter: Ibn Firnas.

El cráter Ibn Firnas está situado cerca del ecuador lunar y fue creado por el impacto de un enorme asteroide o un cometa. El choque violentísimo abrió el suelo y dejó a nuestro satélite marcado con una cicatriz circular de 89 kilómetros de diámetro. Tan grande es que podría albergar en su interior a la ciudad de Ronda y toda su serranía; cuidad y paisaje que dominaron la infancia de Abbas Ibn Firnas, astrónomo, astrólogo, alquimista y músico.

Cuando Abbas Ibn Firnas nació, en el año 810, iba a cumplirse un siglo desde la conquista de la península ibérica por sus antepasados bereberes. En Ronda, su ciudad natal, era fácil mirar el mundo desde las alturas. La urbe está magníficamente situada sobre una alta meseta rocosa partida en dos por el Tajo, una profunda hendidura de paredes verticales labrada por las turbulentas aguas del río Guadalevín. Desde lo alto del Tajo, Ibn Firnas pasaba las horas muertas observando el paso vertiginoso de las golondrinas y, posiblemente, fue allí donde concibió las ideas que le llevaron a ser el primer ser humano que imitó el vuelo de las aves.

Abbas Ibn Firnas fue un hombre polifacético que dominaba por igual las artes y las ciencias. Tañía el laúd con admirable destreza, era músico, poeta, médico, conocía a la perfección la física, la astronomía, la alquimia y la magia de su época. Viajó hasta tierras lejanas, fue ingeniero en Florencia y acabó sus días en Córdoba hasta donde, conocedor de su valía, lo llevó el gran Abderramán II para que iluminara la Corte con su sabiduría. Córdoba era por aquellos tiempos, durante los siglos IX y X, la capital de Al-Andalus y el centro más importante de la cultura y ciencia europeas.

Muchos fueron los inventos de Ibn Firnas durante su estancia en Córdoba. A él se debe la construcción de un reloj anafórico: una complicada máquina que abre y cierra el paso del agua con una serie de válvulas y sirve para dar la hora tanto de día como de noche. Inventó una nueva fórmula para la fabricación del cristal y, gracias a ella, se hizo famosa la industria del vidrio en Córdoba. Construyó un “planetario” dentro de una esfera de vidrio en cuyo interior se encontraban representados el cielo, los astros, las nubes, y en la que no faltaban efectos visuales y sonoros que recordaban a los rayos y truenos. Construyó esferas armilares para realizar cálculos y observaciones astronómicas. Pero su hazaña más conocida consistió en volar imitando a las aves, seiscientos años antes de que Leonardo da Vinci diseñara sus máquinas voladoras.

Se cuenta de él que su primer intento de vuelo consistió en lanzarse desde lo alto del minarete de la mezquita Aljama, la mayor de Córdoba, sujeto a una lona a modo de paracaídas. Pero aquello fue sólo una prueba de lo que después se convertiría en una verdadera estructura capaz de volar. Utilizando un armazón recubierto de seda y plumas, construyó unas alas articuladas de un tamaño acorde a su envergadura. Como un ave extraña, a sus 65 años de edad, se lanzó desde un alto del Valle de la Ruzafa de Córdoba ante la mirada incrédula de cientos de cordobeses. Según las crónicas, el osado Ibn Firnas logró planear durante varios minutos pero al aterrizar no consiguió maniobrar adecuadamente y sufrió un serio accidente en el que se fracturó ambas piernas. Después del accidente aseguró que no había tenido en cuenta que las aves utilizan su cola para estabilizar el aterrizaje y su invento carecía de ella.

Abbas Ibn Firnas sobrevivió al accidente y su fama es recordada hoy en Ronda, Córdoba, Bagdad y, mucho más allá, en la Luna. Tal vez, el espíritu del viejo Ibn Firnas se suba de vez en cuando a las laderas del cráter que lleva su nombre para contemplar, a vista de pájaro, aquellos extraños parajes, como hacía durante su niñez cuando observaba el mundo desde lo alto de las murallas de Ronda.

Hoy Ulises nos habla del viejo anhelo del ser humano: volar.


Botón de donación
Hace 11 años que levantamos el vuelo y queremos seguir volando. Apoya a CienciaEs haciéndote MECENAS con una donación periódica o puntual.
Colabore con CienciaEs.com - Ciencia para Escuchar
33,5 millones de audios servidos desde 2009

Agradecemos la donación de:

Fernando de Bayon Mecenas

Manuel Torres Sevilla Mecenas

Timoteo Jesús Colomino
“Apoyo a la ciencia” Mecenas

Daniel César Román Mecenas

Eva Morales Galindo
Mecenas

Sergio Requena
“!Muchos abrazos! ¿Qué os parece hacer un programa sobre el deporte de la escalada en clave científica?”
Mecenas

José Luis Sánchez Lozano
Mecenas

Ignacio Arregui
Mecenas

Fernando Antonio Navarrete Porta
Mecenas

David Valentín Puertas de la Plaza
Mecenas

Sebastián Ulises Abdel Aguiar
Mecenas

Susana Larrucea Mecenas

José Luis Orive Anda
“Agradecimiento” Mecenas

Carlos Serrano
Mecenas

Rubén Barrante
Mecenas

Diego Jesús Rosa Gil
“Muchas gracias por vuestros programas*
Mecenas

Celestino Montoza Jarque
“Ni el ERTE, ni pagar a hacienda ha evitado mi humilde donativo para agradeceros el conocimiento que ofrecéis.”
Mecenas

JMiguel Zubillaga Veramend
Mecenas

Juan Luis Jimeno Higuero
Mecenas

Marlon Laguna
Mecenas

Rosangel Tejeda Mecenas

Anónimo
“Reciban saludos y gratitud enviados desde México. Gracias por su continuado esfuerzo.”
Mecenas

Luis Fernando García Álvarez Mecenas

Emilio Pérez Mayuet
“Gracias por vuestro trabajo” Mecenas

Daniel Pérez Alonso Mecenas

Ricardo Sacristán Laso
Mecenas

Jorge Olalla
Mecenas

Juan Cuadro Espada
Mecenas

Montserrat Pérez González
Mecenas

Federico Roviralta Pena
Mecenas

Benjamín Toral Fernández
Mecenas

Alberto Hernando Martínez
“Me quedo en casa escuchando Cienciaes”
Mecenas

Jesús Casero Manzanaro
“Seguir, por favor.”
Mecenas

Ramón Bernardo
Mecenas

Timoteo Jesús Colomino Ceprian
“Apoyo a la Ciencia”
Mecenas

Antonio Castro Casal
Mecenas

Daniel César Román Sáez
Mecenas

Miguel García Cordero
“Gracias por tanta horas de conocimiento y entretenimiento. No tengo palabras para agradeceros la dedicación y el esfuerzo que hacéis por mantener este proyecto. Me uno al grupo de amigos que colaboran a conseguirlo. Un fuerte abrazo a todos y en especial a ti Ángel.”
Mecenas

Javier Martin Ona
Mecenas

Carolina Ledesma Prieto
“Gracias por el trabajo que hacen”
Mecenas

Claudio Leon Delgado
Mecenas

José María Aritzeta Iraola
“Muchas gracias por enseñar y entretener. Me hacéis pasar muy buenos momentos”
Mecenas

———- O ———-
App CienciaEs Android
App CienciaEs
App de cienciaes en apple store YouTube CienciaEs
———- O ———-



feed completo
Suscribase a nuestros programas






Locations of visitors to this page